El Pintor Klecksel, Wilhelm Busch

[Maler Klecksel]. Cuento satírico, en verso, con ilustra­ciones de Wilhelm Busch (1832-1908), pu­blicado en 1883. Es una benévola y agrada­ble burla del buen burgués que se mete a hacer de artista sin tener el menor talento para ello, y una burla también de las tantas pequeñas miserias materiales entre las cua­les se desenvuelve la vida del artista.

El protagonista es el pintor Kuno Klecksel, que se ve obligado a dejar los estudios artísticos por haberle sorprendido su maes­tro mientras dibujaba su caricatura en la pizarra; pasa muy poco tiempo junto a su primer patrón, el pintor de brocha gorda Quast, donde hace gran derroche de colores. Decide luego frecuentar la academia, pero por más que se esfuerza, sólo logra sobre­salir en el arte de borrar. Los críticos, na­turalmente, se encarnizan contra su. obra de pintor, y con uno de ellos tiene un accidentado duelo, en el que las plumas, paraguas, tinteros y lápices afilados se uti­lizan como armas ofensivas y defensivas.

Por fin, en el colmo de las desventuras, pierde también a su único mecenas, una lunática, romántica y riquísima señorita que se disgusta por hallar en el estudio de su protegido a otra mujer. Entonces Kuno, cansado, se despide de sus sueños de artista, se casa con una hospedera de la que se había enamorado, y en poco tiempo se con­vierte en un perfecto hostelero. ¡Y quién sabe cuántos otros Klecksel, por idénticas razones, han terminado de la misma ma­nera! Todavía hoy sigue la figura siendo popular en alemania.

L. Callari