El Emperador de Portugal, Selma Lagerlof

[Kejsaren av Portugallien]. Novela de la es­critora sueca publicada en 1914. Es una historia en la cual el elemento campesino se une con el fantástico.

El pobre Jan Skrolycka oye un día a su hija Klara Güila, su única ale­gría, cantar de contento porque dejará la pobre casa paterna para ir a servir a la ciu­dad. Y cuando, más tarde, un malvado vie­ne a contarle que la joven se ha entre­gado en la ciudad a la mala vida, Jan se vuelve loco. Pero su locura no le hace infeliz; para su fantasía trastornada Klara se ha convertido en la emperatriz de Por­tugal, que pronto se presentará «con la corona en la cabeza, y siete reyes le sosten­drán el manto, siete leones yacerán man­sos a sus pies y setenta coroneles la prece­derán con espadas desenvainadas» y como el padre de una emperatriz debe ser empe­rador, el pobre Jan va a la iglesia vestido de emperador, y es feliz porque se siente poderoso.

Algunas escenas como aquellas en que se describe el encuentro entre Jan y el rey de Suecia Oscar II, en la cual el «emperador» se esfuerza por no humillar al rey, su inferior en jerarquía, muestran deliciosa agudeza. [Trad. italiana de Ada Terziani con el título de L’Imperatore di Portugallia (Milán, 1946)].

A. Almfelt