El Conde de Montecristo, A. Dumas padre

Edmond Dantés, un joven y valeroso capi­tán de navio, es injustamente acusado de bonapartismo. Arrestado en Marsella el mismo día de su boda, es en­carcelado en el castillo de If. Los acusadores son dos ri­vales suyos en amores, Fernand y Danglars, pero su con­dena interesa también a un joven y ambicioso magistra­do, Villefort, que trata de sacar de ella sólidas ventajas políticas.

Durante la prisión, que durará catorce años, Dantés tiene como compañero a un extraño abate, Faria, que le revela la existencia de un fabuloso tesoro es­condido en una gruta de la isla de Montecristo; cuando el abate muere, Dantés suplanta a su cadáver y, metido en un saco, es arrojado al mar. Consigue sin embargo sa­lir a flote y, tras ser recogido por un bajel, llega a la isla de Montecristo. Después de entrar en posesión del teso­ro, toma el título de conde de Montecristo y, a través de mil peripecias, se venga inexorablemente de todos sus enemigos.

Una vez terminada su misión justiciera, cuan­do todos los responsables de su encarcelamiento han sido finalmente castigados, pone velas hacia Oriente, acom­pañado de la bella y dulce Haydée.