El Anticristo o Pedro y Alejo, Dmitrij Sergeevic Merezkovskij

[Antichrist: Petr i Aleksej]. Novela de Dmitrij Sergeevic Merezkovskij (1865-1941), publi­cada en 1904, tercera y última parte de la trilogía Cristo y el Anticristo (v. Juliano el Apóstata y Leonardo de Vinci). En la histo­ria de la humanidad, como presentimiento del Reino futuro que, según Merezkovskij, fundirá el principio pagano con el cristiano, Pedro el Grande resulta una personalidad compleja según el tipo de Loenardo de Vin­ci. La multiplicidad de intereses que le ca­racteriza parece concentrarse en el empeño que se fijó de crear, con la europeización del hombre ruso, una nueva especie hu­mana en la que los elementos contrapuestos se fundieran, completándose. Rusia es para el escritor el país al que corresponde la misión de conducir a los pueblos al profético y fantástico Tercer reinado de la humanidad. El libro se concentra casi exclusivamente en la lucha que Pedro el Grande ha de sostener contra el espíritu conservador del pueblo ruso, oprimido con inaudita cruel­dad. Entre los adversarios de la reforma está el mismo hilo del zar, Alejo, que es sacrificado por el padre junto a los demás oponentes. Para el pueblo la figura del zar aparece como la del Anticristo, porque in­evitablemente la estructura religiosa del país es sacudida desde sus cimientos. Como sucedía en tiempos de Leonardo, donde las luchas religiosas (especialmente en la figu­ra de Savonarola) habían mantenido el ligamen con la época de Juliano el Após­tata, en Pedro y Alejo este ligamen se pone de relieve con las trágicas exasperaciones de los movimientos sectarios y en las largas y sofísticas diatribas teológicas. El parale­lismo de los caracteres y fenómenos de las tres diversas épocas está mantenido cuida­dosamente por el escritor, a través de la ión poética.

E. Lo Gatto