Edipo en Colono, Sófocles

Al demos de Colono, próximo a Atenas, en el bosque sagrado de las Euménides, llega Edipo anciano y ciego, bajo la guía de su hija Antígona. Salen a su encuentro varias personas: su hija Ismena, que le refiere la disputa surgida entre Eteocles y Polinices; Teseo, rey de Atenas, que acoge be­névolamente a Edipo; su cuñado Creonte, que querría hacerlo volver nuevamente a Tebas; y Polinices, que anun­cia su intención de pelearse con Eteocles, en vano repren­dido por las hermanas.

En el trueno que estalla de repen­te Edipo reconoce, mientras tanto, la señal —vaticinada por el oráculo— de su muerte próxima: se adentra en el bosque con Teseo y luego de haberle confiado el secreto que salvará a Atenas de los enemigos tebanos, desapare­ce de forma misteriosa.