Don Juan Tenorio, José Zorrilla

Drama en verso y en dos partes de 4 y 3 actos, respectivamente.

Don Juan vuelve a Sevilla para saldar una apuesta con Don Luis Mejía, pero de esa reunión nace un nuevo reto: Don Juan ha de seducir a la prometida de Don Luis y a una novicia. En la misma noche Don Juan seduce a Doña Ana y rapta de su convento a Doña Inés. Don Gon­zalo de Ulloa acude a la quinta de don Juan Tenorio para rescatar a su hija, pero se encuentra con un Don Juan enamorado que solicita la mano de Doña Inés.

Don Gonzalo se niega a ello, y junto con don Luis, que ha acu­dido a la quinta para vengar su honor, muere en la lucha entablada con Tenorio. Cinco años más tarde Don Juan vuelve a Sevilla. Encuentra su casa transformada en un cementerio, donde por indicaciones de Don Diego, pa­dre de Don Juan, han sido enterradas sus víctimas.

De­soyendo los avisos sobrenaturales que piden su arrepen­timiento, Don Juan invita a cenar a la estatua funeraria de Don Gonzalo, que para sorpresa de Don Juan acudi­rá a la cita y le invitará a otro festín en el cementerio. Muerto Don Juan en un duelo, los espíritus de sus vícti­mas solicitan su arrepentimiento. Don Juan logra salvar su alma en el último instante de su vida gracias a la in­tervención del espíritu de Doña Inés.