Dalida, Luigi Groto

Tragedia en un prólogo y cinco actos, publicada en 1572 por Luigi Groto, llamado el Ciego de Adria (1541-1585). Es una de las obras más truculentas de la literatura trágica de la segunda mitad del siglo XVI. En el prólogo intervienen la Muerte, esquelética y armada de la terri­ble guadaña, y la Envidia, personificada en una furia infernal. Es por lo tanto obvio que ninguno de los personajes, en seme­jante atmósfera de fatales y horribles ges­tas, logre sobrevivir. El rey de Bactriana, Candaules, esposo de Berenice (v.), se­cretamente se une a una prima suya, Da- lida, y muerto el padre de ésta, Moleonte, se adueña de su reino.

Beso, ministro de Candaules, por amor de Berenice le revela el secreto. Berenice se promete a él, si lo­gra poner en su poder a Dalida y a los dos hijos habidos de ella por Candaules. Berenice realiza su terrible venganza. Ata­da con sus hijos la infeliz madre, la reina le hace destrozar con su propia mano los cuerpos de los pequeños; luego, muerta también Dalida, adereza con la carne de las víctimas una cena macabra y triste para el soberano bígamo. El rey, conociendo el atroz engaño, hace matar a Beso y se apres­ta a envenenar a Berenice, mientras ella hace otro tanto con él. La muerte de ambos cierra la fúnebre secuela de delitos y de atrocidades. Debido a la enormidad de in­cidentes y a tantos envenenamientos, la obra llega a lo grotesco. Un carácter común de teatralidad rebuscada la acerca a las tragedias de su época, especialmente a la Canacea (v.) de Speroni y al Orbecche (v.) de Giraldi.

C. Cordié