Antiguos Romances Españoles, Berchet

[Vecchie romanze spagnole]. Con este título Berchet (1783-1851) publicó en Bruse­las en 1837 una selección de traducciones del Romancero (v.) precedida de una in­troducción en la cual declara su intento de dar a conocer en Italia algunos de los más bellos romances moriscos. Entre desigual­dades, durezas e impropiedades, en que perdura el insanable contraste, propio de Berchet, entre las formas académicas y tra­dicionales y las populares y habladas, esto es, entre un exceso de facilidad y un ex­ceso de entono, el sentimiento poético que se expresa, sin embargo, en las obras ori­ginales, es reproducido por el poeta con rasgo de viva inmediatez y rapidez rítmi­ca. De manera que debe aceptarse la opi­nión de Imbriani, quien en estas traduccio­nes sólo percibía olor de buhardilla, por más que falte a Berchet el dominio del lenguaje poético del que pudo aprovecharse Tommaseo en sus versiones de los cantos griegos e ilíricos (v. Cantos populares, tos- canos, corsos, ilíricos, griegos). Entre estos Antiguos romances dio mejor prueba de su destreza al traducir el «Canto del marine­ro», «El padre de Don Beltrán», etc. Por su ritmo, sino por su lenguaje, Carducci, que escribió traducciones con mucho mayor vi­gor y gusto artístico, tuvo presentes también estas traducciones de Berchet.

M. Maggi