Antaño y Hogaño, Paul-Marie Verlaine

[Jadis et naguére]. Recopilación de poesías del poeta francés Paul-Marie Verlaine (1844-1896), publicada en 1884 y reeditada en 1891. Tras la expe­riencia religiosa expresada en Cordura (v.) este libro representa una vuelta a una ins­piración más variada, al sueño de una be­lleza fugaz y al lamento por una vida de amores y placeres. En una serie desordena­da de composiciones, el poeta derrama sus impresiones, procurando siempre ocultar el sentimiento y la nostalgia con una sonrisa de fauno e incluso con una mueca amarga de hombre que ha vivido demasiado. Pero hay bajo esta apariencia, un corazón que sufre y se abandona a la fascinación de las cosas («Pierrot»), y aun a través de una exaltación parnasiánamente formal de la belleza («En loor de Laura y Petrarca» [«Á la loüange de Laure et de Pétrarque»]), hace sentir la fugacidad suave de sus im­presiones y de sus bosquejos. La parte más sincera de la recopilación es la que consti­tuye la divagación idílica, que se aproxima a la fantasía del XVIII de las Fiestas galan­tes (v.), tanto en el asunto como en la ma­nera de tratarla; también es notable bajo este aspecto el acto pastoral «Unos y otros» [«Les uns et les autres»] que entre másca­ras y personajes hace sentir en un parque de Watteau la vaporosidad del amor y el deseo de comprender la vida en toda su embriaguez: la comedieta, que por su com­posición es evidentemente anterior a 1870, estuvo dedicada a Banville, iniciador de representaciones escénicas similares y re­presentada con varias añadiduras en 1891.

Bastante notable como testimonio del mo­vimiento simbolista además que de las in­tenciones de Verlaine es el «Arte poética» [«Art poétique»], compuesta ya cerca de doce años antes, donde el autor expresa la exigencia completamente íntima de una mu­sicalidad que colme sus sueños y sus sen­timientos. La mayor parte de las poesías de este libro —uno de los más amplios y com­plejos que ha dejado el autor— tienen de­dicatorias a amigos y compañeros de arte, desde Villiers de l’Isle-Adam hasta Mallarmé y Moréas; por la riqueza de dichos tes­timonio^ y el valor polémico que frecuen­temente documentan en relación con otras recopilaciones, tiene una importancia im­posible de soslayar en la historia literaria del Simbolismo francés.

C. Cordié