William Makepeace Thackeray

Nació en Alipur (suburbio de Calcuta) el 18 de julio de 1811 y murió en Londres la noche del 23 al 24 de diciembre de 1864. Su padre, que, siguiendo la tradición familiar, trabajaba para labrarse una fortuna al servicio de la «East India Company», falleció cuando Thackeray contaba solamente cuatro años. El niño fue enviado entonces a Inglaterra, donde pasó la infancia casi exclusivamente entre mu­jeres; tal circunstancia no favoreció su contacto con los compañeros de Charterhouse, escuela que frecuentó de 1822 a 1828. El aislamiento y la verdadera desespe­ración que experimentó durante aquellos años de colegial debieron de influir en su actitud futura respecto del mundo; sus mo­dales graciosos, la miopía y la ineptitud para los deportes le hicieron víctima pre­ferida de los muchachos más robustos y gro­seros: en una riña callejera se rompió la nariz, incidente que le desfiguró para el resto de su vida.

Esta deformidad aumentó su susceptibilidad anormal; inclinado a creer que su aspecto era ridículo, adoptó una actitud defensiva y sardónica. En 1818 su madre había contraído matrimonio con un mayor de ingenieros de Bengala, Henry Carmichael Smyth; vuelta a Inglaterra en 1821, se estableció con su esposo primeramente en Addiscombre, y luego en Ottery St. Mary, donde unióseles Thackeray. Tras esta breve perma­nencia junto a la familia, fue matriculado en el Trinity College de Cambridge, y allí colaboró con versos humorísticos y dibujos caricaturescos en un periódico universitario, The Snob, y leyó y asimiló las obras de Swift, Steme, Addison, Steele, Pope y Goldsmith. Durante las vacaciones veraniegas de 1829 residió en París y estudió el francés y el alemán.

En 1830 estuvo en Colonia y, singularmente, en Weimar; allí permaneció algunos meses,en cuyo transcurso relacio­nóse con Goethe y admiró a Schiller. Aun cuando había pensado en la carrera diplomática, decidióse por la forense, y en 1831 inició el estudio del Derecho en el Middle Temple (había dejado Cambridge en la pri­mavera de 1830). No obstante, prefirió a tal actividad el contacto con literatos y artistas, y, así, cuando en el año 1832 empezó a dis­frutar de supatrimonio, adquirió y dirigió un periódico literario, The National Stan­dardand Journal of Literature, en el cual colaboró mediante una serie de cartas en­viadas desde París. En esta ciudad estudió pintura, sin éxito. En la desafortunada em­presa del diario, cuyo publicación quedó interrumpida en febrero de 1834, y, singu­larmente, en el juego, perdió casi todos los bienes heredados de su padre, y hubo de ganarse la vida valiéndose de sus facultades de periodista y caricaturista.

En 1836 pu­blicó su primer librito, Flore et Zéphyr, con dibujos satíricos litografiados, y llegó a corresponsal parisiense de The Constitu­tional, periódico ultraliberal a cuya funda­ción contribuyera su padrastro. Confiando en los ingresos de su trabajo en el diario, contrajo matrimonio con Isabel Getkin Creagh Shawe; sin embargo, la publicación de aquél quedó suspendida al cabo de seis meses. Thackeray,entonces, se quiso encargar del pago de las deudas contraídas por el pa­drastro en el desgraciado negocio; pero no lo consiguió por completo hasta que se produjo el éxito de La feria de las vanidades (v.), por cuanto las primeras obras, como The Yellowplush Papers y Bosquejos de Pa­rís (v.), no alcanzaron una buena venta.

En 1840 hizo todavía más penosa la situa­ción de lautor la locura de su mujer, que se presentó luego del parto de una tercera niña; a pesar de los repetidos intentos reali­zados para devolverle la salud —con tal finalidad Thackeray llevóla a París, y luego a Ale­mania—, la enferma siguió con la razón perturbada durante toda su larga vida (has­ta 1894).Separado de su esposa, y confiadas las hijas a los cuidados de los abuelos, el escritor procuró obtener del periodismo los ingresos necesarios, y, así,publicó en diver­sos diarios y revistas (en el Punch, por ejemplo), y bajo varios seudónimos, artícu­los de crítica, fantasías, novelas y bocetos.Entre los más célebres de estos últimos figuran los que, aparecidos en el Punchen 1846-47, fueron impresos nuevamente en 1848 con el título El libro de los snobs (v.). Un humorismo más bondadoso anima los textos burlescos de Una leyenda del Rin (v.), Rebeca y Rowena (v.) y La rosa y el anillo(v.), así como los versos cómicos, siquiera los mejores de éstos, los de la Ba­lada de la bullabesa (v.), aparecida en el Punch en 1849, resulten más bien amargos que jocosos. 

Un propósito caricaturesco dio origen a la primera novela, Las memorias de Barry Lyndon (v.), reacción contra la exaltación romántica de los delincuentes en la literatura. La caricatura de una forma concreta de novela indujo a Thackeray a conver­tirse en novelista. Tías el éxito de The Va­nity Fair (1848), descartada la inclinación al ejercicio de la magistratura y reducida su colaboración al Punch, el autor dedicóse a la composición de novelas. Siguieron, así, La historia de Pendennis (v.) y otra obra acerca de la vida contemporánea, Los New-come (v.); al género histórico pertenecen, en cambio, La historia de Enrique Esmond (v.) y su continuación Los virginianos (v.). El éxitode estas novelas llevó a Thackeray a la prosperidad, que aumentó cuando el escri­tor, como hizo Dickens, dio ciclos de conferencias en Inglaterra y Estados Unidos (1852-53 y 1855-56) con el propósito de dejar una dote a sus hijas (v. Los humo­ristas ingleses del siglo decimoctavo y Los cuatro Jorges).

En 1853 marchó a Roma, donde un ataque de terciana quebrantó más su salud, todavía precaria a causa de una enfermedad sufrida en 1849 (probable­mente la fiebre tifoidea). Su inquietud y su penosa soledad tuvieron durante algún tiempo el consuelo de la amistad amorosa de Mrs. Jane Octavia Brookfield. Reflejan su decadencia las últimas novelas, publicadas en The Comhill Magazine, donde vieron asimismo la luz algunos de sus mejores en­sayos, los Roundabout Papers. Thackeray falleció víctima de un ataque apoplético.

. Un propósito caricaturesco dio origen a la primera novela, Las memorias de Barry Lyndon (v.), reacción contra la exaltación romántica de los delincuentes en la literatura. La caricatura de una forma concreta de novela indujo a Thackeray a conver­tirse en novelista. Tías el éxito de The Va­nity Fair (1848), descartada la inclinación al ejercicio de la magistratura y reducida su colaboración al Punch, el autor dedicóse a la composición de novelas. Siguieron, así, La historia de Pendennis (v.) y otra obra acerca de la vida contemporánea, Los New-come (v.); al género histórico pertenecen, en cambio, La historia de Enrique Esmond (v.) y su continuación Los virginianos (v.). El éxitode estas novelas llevó a Thackeray a la prosperidad, que aumentó cuando el escri­tor, como hizo Dickens, dio ciclos de conferencias en Inglaterra y Estados Unidos (1852-53 y 1855-56) con el propósito de dejar una dote a sus hijas (v. Los humo­ristas ingleses del siglo decimoctavo y Los cuatro Jorges). En 1853 marchó a Roma, donde un ataque de terciana quebrantó má ssu salud, todavía precaria a causa de una enfermedad sufrida en 1849 (probable­mente la fiebre tifoidea).

Su inquietud y su penosa soledad tuvieron durante algún tiempo el consuelo de la amistad amorosa de Mrs. Jane Octavia Brookfield. Reflejan su decadencia las últimas novelas, publicadas en The Comhill Magazine, donde vieron asimismo la luz algunos de sus mejores en­sayos, los Roundabout Papers. Thackeray falleció víctima de un ataque apoplético.

M. Praz