Wenceslao Fernández Flórez

Perio­dista y novelista español. Nació en La Coruña en 1879. Inició su carrera literaria en su tierra natal como periodista en Tierra Gallega; pronto pasó al A B C de Madrid y fue agu­do comentarista de la actualidad política en sus Acotaciones de un oyente.

Hacia 1910 publicó su primera novela, La tristeza de la vida, a la que siguieron otras en las que fue afirmando cada vez más sus dotes de gracia e ironía sobre un fondo inquie­tante o amargo. Entre sus novelas más lo­gradas pueden citarse Volvoreta (1917), Las siete columnas (1926), Relato inmoral (1928) y El malvado Carabel (1931).

También son afortunadas creaciones Fantasmas (1930) y Aventuras del caballero Rogelio de Amaral (1933). Las ideas en apariencia conserva­doras del autor, a veces contienen, mejor o peor disimulados, elementos literariamen­te corrosivos, por lo que un crítico le ha llamado «el sutilizador del pesimismo».

En Los que no fuimos a la guerra se recoge el ambiente de contrastes de la vida espa­ñola al margen de la primera conflagración mundial, y Una isla en el mar rojo (1939) trata de reflejar el Madrid revolucionario de la guerra civil. Parte de su labor de pe­riodismo crítico tiene cabida en El país de papel (1929), por cuyas animadas páginas desfilan las figuras más relevantes de la vida teatral madrileña del momento.

Ante el tono y el espíritu de nuestro autor, se ha ha­blado, por comparación, de la humana cordialidad de Dickens y de la ironía escép­tica de Anatole France.