Wacloaw Sieroszewski

Nació en Wolska Kozlowa en 1860 y murió en Piaseczno, cerca de Varsovia, el 20 de abril de 1945. Creció y estudió en su patria; pero, a los dieciocho años participó en la agitación obrera de 1878, y, procesado, fue desterrado a Siberia. Allí relacionóse con simpatía con las gen­tes primitivas entre las cuales se desarro­llaba su vida; y así, describió a éstas en bellas y animadas narraciones (Otoño [Je- sien], Chajlach), y las estudió como etnó­grafo en Doce años en el país de los yakutos [Dwanascie lat w kraju Jakutów]. Su labor, premiada por la Academia Geográ­fica de San Petersburgo, le valió el perdón. No obstante, vuelto a la patria se vio nue­vamente procesado y condenado al destierro, pena que, gracias a la intervención de la misma entidad académica, le fue cambiada por una misión geográfica a China, Corea y Japón.

Tal viaje resultó fecundo en inspi­raciones para el novelista, que escribió Na­rraciones chinas [Powiesci Chinskie], la be­llísima novela El diablo extranjero (v.), Sobre los volcanes del Japón [Na wulkanach Japonji] y El amor del samurai [Milosc Samuraja]. Como regresara por la India, compuso Dalaj Lama y Ceylon. Llegado a Polonia sufrió, al cabo de poco tiempo, un tercer proceso, cuya condena pudo eludir mediante la expatriación a Galitzia. Ini­ciada la primera Guerra Mundial, combatió en la Legión de Pilsudski; la contienda le inspiró las Narraciones militares [Wskazania zolnierskie]. Tras el resurgimiento de Polo­nia participó activamente en la vida polí­tica y cultural del país. El conflicto polaco- soviético que siguió a la guerra mundial aparece reflejado en su drama Bolszewicy.

La producción de Sieroszewski comprende también obras menores; se distingue de la de cuan­tos autores trataron temas exóticos por su tendencia a reflejar directamente la vida sin artificios literarios, y lleva impresa la hue­lla del espíritu del escritor, quien unía a una amplia comprensión de todos los hom­bres, ajena a razas y colores, la conciencia de una profunda fraternidad.

M. Bersano Begey