Vicente García de la Huerta

Nació en Zafra (Badajoz) el 19 de marzo de 1734, murió en Madrid el 12 de marzo de 1787. De familia pobre, pasó su infancia en Zamora; pero encontró medios de estudiar latín y retórica en Salamanca y Madrid, empleándose en esta última ciudad, primero como archivero en casa del duque de Alba y des­pués como bibliotecario de la Real. Puso su habilidad literaria a disposición de los poderes públicos para los epígrafes e ins­cripciones que se ostentaron en Madrid con motivo de la entrada del rey Carlos III (1759).

De carácter inquieto, salió de Es­paña y estuvo durante algún tiempo en Pa­rís. A su regreso, los ataques indirectos que dirigió Contra el conde de Aranda le valie­ron una condena en una fortaleza, conmu­tada por el destierro a Granada; de nuevo en Madrid, renovó los ataques contra Aran­da y sufrió una segunda condena, conmu­tada también por el destierro a Orán. Pasó más tranquilos los últimos diez años de su vida, después de regresar a Madrid, donde se dedicó a la literatura, que le dio fama con Raquel (1778, v.), la mejor tragedia española del siglo XVIII, juntamente con la colección del Theatro hespañol (1785-86, v.), que provocó agrias polémicas en tomo al teatro nacional del Siglo de Oro, que él atacó excluyendo, en efecto, de su colec­ción a todos los grandes autores, excepto Calderón.

G. C. Rossi