Ventura García Calderón

Ensayis­ta, cuentista y poeta peruano nacido en Lima en 1886, murió en 1959, una de las figuras más relevantes de las letras peruanas mo­dernas. Hijo del político Francisco García Calderón (1834-1905) y hermano del escri­tor y diplomático Francisco, estudió en la Universidad de San Marcos y pasó, como éste, buena parte de su vida en París; re­presentó a su país en la Sociedad de las Naciones (1932), en Bélgica (1935) y en Suiza (1940).

Como su hermano, también escribe algunos trabajos en lengua francesa, aunque con insistencia menor. Es primero un cronista, no tarda en atreverse con el ensayo, cultiva incidentalmente la poesía y escribe cuentos con mano maestra. Moder­nista, espíritu refinado, enamorado de lo francés, no deja de ser, como su hermano, un peruano europeizante; pero su obra lite­raria es más trascendente. Su mejor colec­ción de cuentos se titula La venganza del cóndor (v.), pero no se quedan a la zaga los del libro Color de sangre, con prólogo de Blasco Ibáñez; algunos otros están agru­pados con los títulos Dolorosa y desnuda realidad (1914) y Peligro de muerte.

No añaden gran cosa al valor literario del cuen­tista los poemas de Cantilenas y Semblan­zas de América (1920), ni las crónicas de Frívolamente (1907), En la verbena de Ma­drid y Bajo el clamor de las sirenas; pero sí que tienen interés singular ensayos como Del romanticismo al modernismo (1910) y sus estudios sobre las literaturas peruana y uruguaya. Otros títulos de obras suyas son: Parnaso Peruano (1915), Une enquéte: Don Quichotte á Paris et dans les tranchées (1916), Los primeros versos de Rubén Da­río (1917), Los mejores cuentos americanos (1919), Aguja de marear y El nuevo idio­ma castellano (1923). Como su hermano, como Gómez Carrillo, Blanco Fombona y tantos otros, G. C. es el americano refinado y culto que siembra por Europa la semilla fecunda de Hispanoamérica y lleva al nue­vo continente el calor fecundante de los valores culturales de la Europa occidental.

J. Sapiña