Ugo Ojetti

Nació en Roma el 15 de julio en 1871 y murió en Florencia el 1.° de enero de 1946. Heredó de su padre Rafael, conocido arquitecto, el amor a las artes figurativas que compartió con un profundo estudio de todos sus problemas estéticos. A su compe­tencia específica en el campo de la cultura humanista añadió una extraordinaria acti­vidad como literato, crítico, orador, perio­dista y enviado especial dondequiera se des­arrollaran acontecimientos que interesaran a la opinión pública italiana. Más que en la novela social o psicológica (Mió figlio ferroviere, 1922) su experiencia de observa­dor se revela en el volumen Sesenta (1937, v.), colección de aforismos y paradojas de penetrante mordacidad. Descuellan, además, de su copiosísima producción, los dos volú­menes de Los caprichos del conde Ottavio (1908-1909, v.), seudónimo del que se ha­bía servido al redactar agudas crónicas se­manales, de 1904 a 1908, en Illustrazione Italiana. La fama de Ojetti ha quedado espe­cialmente vinculada a Cose viste, espléndi­das memorias de nuestro tiempo escritas con brillante elegancia. En 1926-27 fue di­rector del Corriere de la Sera. Murió en plena actividad de hombre apasionado por la cultura: en 1930 había sido nombrado académico de Italia.

L. Motta