Tommaso Garzoni

Nació en Bagnacavallo en 1549, murió allí mismo en 1589. Estudió (1563) Leyes en Ferrara y luego en Siena; en 1566 entró en la Congregación lateranense. Hombre muy culto, lector infatigable y ávido investiga­dor y coleccionista de datos, noticias y anéc­dotas del más variado género, G. llevó una vida retirada; pero con la mirada puesta en el variado espectáculo del mundo.

Posee­mos también de G. escritos sobre materia teológica, traducciones de Dionisio Cartusiano y de Hugo de San Víctor y una serie de Vite delle donne illustri della Sacra Scrit­tura, pero sus obras más conocidas y carac­terísticas son amenas y extensas miscelá­neas de anécdotas y noticias sobre los temas más diversos. Tales el Teatro dei vari e diverse cervelli mondani (1583), reseña de anécdotas y ejemplos sobre el tema de la variedad y rareza de los tipos y «cerebros» que ofrece la humanidad; la Plaza uni­versal de todas las profesiones del mundo (1855, v.), no exenta de interés histórico por las variadas noticias, incluso de naturaleza económica, que suministra G. sobre las diferentes actividades profesionales (son dignas de recuerdo las páginas referentes a la Commedia dell’Arte); la Sinagoga degli ignoranti (1589) y el Hospitale de’pazzi in­curabili (1589), siempre siguiendo la misma fórmula, sobre los respectivos temas de la ignorancia y estupidez y de la poliforme locura de los hombres; Il serraglio degli stu­pori del mondo (1613), Gli due Garzoni, cioè l’uomo astratto di Tommaso e la stella dei Re Magi di Bartolomeo (hermano de G.); y, en fin, un jocoso elogio de los «cuernos» para consuelo de los hombres engañados, la Mirabile cornucopia consolatoria (1601).

D. Mattalia