Stefan Zeromski

Nació en Strawczyn el 1. ° de noviembre de 1864 y murió en Varsovia el 20 del mismo mes de 1925. Vio la luz hacia el final de la insurrección en las mon­tañas de Santa Cruz, cerca de Kielce, donde pasó la infancia y recibió del país profun­das impresiones que llevó luego a su arte. No pudo acabar los estudios en el liceo ruso de Kielce (1876-87); posteriormente vio inte­rrumpidos los de veterinaria (1888) por mu­chos meses de cárcel. Puesto que los suyos lo habían perdido todo en el curso del levan­tamiento, vivió al principio con los ingresos procedentes de la enseñanza privada; su­cesivamente, fue bibliotecario del Museo Polaco de Rapperswil, en Suiza (1892-96), y, entre 1897 y 1904, de la Biblioteca Zamoiski de Varsovia. A su primera narración, Nos devorarán los cuervos, las cornejas [Rozdzióbia ñas kruki, wrony, 1895], si­guieron Narraciones [Opowiadania, 1896], Trabajos de Sísifo [Syzyfowe prace, 1898], Los miserables [Ludzie bezdomni, 1900], etc.

En 1904 publicó la gran novela Cenizas (v.), maravillosa epopeya de la Polonia de los tiempos napoleónicos, comparable en arte y grandiosidad a Guerra y paz (v.) de Tolstoi; se trata de una de las obras capitales de la literatura polaca moderna. El amplio éxito de la novela facilitó a Zeromski medios para una vida menos dura, y le permitió incluso via­jar por el extranjero (estuvo en Italia en 1902 y 1906-07, y más largamente en Fran­cia, en 1908-12). Dio a la luz narraciones y novelas en una sucesión regular; Ecos del bosque [Echa leéne, 1905] Belleza de la vida [Uroda zycia, 1912], Río fiel [Wierna rzeka, 1913]. Cultivó asimismo, aun cuando menos felizmente, el drama, en Roza (1909) y Sulkowski (1910).

Ni la guerra ni la posgue­rra, ni tampoco la renacida Polonia libre, interrumpieron la fecunda actividad de Zeromski; a este último período pertenecen la trilogía Lucha con Santanás [Walka z szatanem, 1916-19], Todo y nada (1919, v.), Viento del mar [Wiatr od morza, 1922], Alba de la primavera (1925, v.), algunos dramas y una comedia, Se me ha escapado una codorniz [Uciekla mi przepióreczka, 1924]. Durante los últimos años de su existencia vivió en Zakopane, Maleczów y Varsovia.

M. Bersano Begey