Sarah Margaret Fuller-Ossou

Nació el 23 de mayo de 1810 en Cambridgeport (Massachusetts) y murió en un naufragio frente a la isla de Fire (Nueva York) el 19 de junio de 1850.

Su familia era de ascendencia purita­na. Poseedora de una inteligencia precoz (aprendió a leer con una rapidez que Emer­son comparó a la de Gibbon), estudió bajo la estrecha vigilancia de su padre, quien, con su insistencia, llegó a perjudicar la salud de la muchacha, pero logró que supiera leer ya el latín a los seis años; a los diecisiete sabía el griego, el francés y el italiano.

De 1839 a 1844 sostuvo en Boston «conversaciones», una brillante forma de instrucción para las mujeres que le permitió ganarse el sustento, y escribió La mujer en el siglo XIX (v.). Colaboradora de The Dial, revista de los trascendentalistas, revela tal habili­dad en la crítica, que Horace Greeley la llamó a Nueva York para obtener su cola­boración en The New York Tribune; en aquella ciudad aparecieron sus trabajos crí­ticos sobre las obras más recientes de los poetas y ensayistas ingleses.

En 1846 visitó Europa, desde donde escribió algunas cartas publicadas por el citado periódico; durante la estancia en el Viejo Mundo conoció a varias personalidades europeas, como George Sand y Mazzini. En el curso de este viaje trabó relación con el joven marqués ita­liano Angelo Ossoli, quien llegaría a ser su marido; tal matrimonio no fue anunciado hasta que su primer hijo tuvo ya un año.

En 1849, nuestra autora se hallaba en Roma cuando los franceses conquistaron la ciu­dad; durante el asedio colaboró en obras benéficas, y luego, con su marido y su hijo, se refugió en Florencia, donde compuso una historia de la República Romana que no llegó a ver la luz, por cuanto desapareció en el naufragio del que fue víctima toda la familia al regresar a América.

Siempre en­ferma, afligida por dolencias nerviosas, tra­bajó, no obstante, sin interrupción y poseyó una^ simpática y vigorosa personalidad; su excéntrico carácter parece haberse sose­gado un tanto durante la permanencia en Italia. En 1869, Horace Greeley publicó sus obras, integradas por tres volúmenes de es­critos aparecidos anteriormente en The New York Tribune (v. Vida exterior y vida in­terior ).

L. R. Lind