Antoine Furetiére

Nació el 28 de diciem­bre de 1619 en París, donde murió el 14 de mayo de 1688. Hijo de una familia humilde, estudió con gran ahínco y, una vez alcan­zado el título de abogado, logró el cargo de «procureur fiscal» de Saint-Germain-des-Prés. Más tarde se ordenó y obtuvo algunos beneficios eclesiásticos.

Lograda la seguridad económica, dedicóse a la literatura (Enéide travestie, 1649; Voyage de Mercure, 1653; Poésies diverses, 1655; Histoire allégorique des demiers troubles arrivés au royanme d’éloquence, 1660), y su cáustica sátira le atrajo numerosas enemistades. Ingresa en la Academia en 1662, aunque no por esto dejó de frecuentar mesones y compañías alegres, manteniendo una buena amistad ctm La Fontaine, Boileau, Chapelle y Racine.

Mientras tanto, se dispuso a compilar un diccionario más completo que el de la institución académica; ello provocó un avispero de resentimientos y acusaciones, la inter­vención del Consejo Privado Real y un pro­ceso.

Sin embargo, la composición de Novela burguesa (1666, v.), las polémicas sosteni­das en diversos campos, los temibles epi­gramas (publicados en 1694 en un volu­men titulado Facturas), las Fables morales (1671) y las divergencias con La Fontaine no le impidieron adelantarse a sus colegas con la publicación parcial del Dictionnaire universel en 1684 (completo en 1690). El año siguiente fue expulsado de la Academia.

S. Morando