Salernitano Masuccio

Nació en torno a 1420 en Salerno, donde murió en 1475. Muy poco sabemos acerca de la vida de este autor, cuyo verdadero nombre fue Tommaso Guar­dati. Como sucesor de su padre, desempeñó el cargo de secretario de Roberto Sanseverino, príncipe de Salerno y almirante del reino de Nápoles. Se relacionó con señores y humanistas de la corte catalano-aragonesa. La primera redacción de su Novellino (v.) no es anterior a 1450. Los cincuenta cuen­tos del conjunto están inspirados en el Decamerón (v.); sin embargo, el autor no se limitó al estudio de Boccaccio, y, así, tuvo también presentes en la composición la parte narrativa de los diálogos, tratados e historias de los humanistas; y supo ex­traer incluso elementos útiles para sus cuen­tos de las obras de su amigo Gioviano Pontano, más joven que él.

En los cuentos que relatan acciones heroicas y honrosas resulta frío y convencional; su eficacia es mayor en los de argumento sangriento y tenebroso, y, sobre todo, en las narraciones alegres y licenciosas, donde la sonrisa de Masuccio se extiende cordial sobre episodios y per­sonajes, y su estilo aparece más fluido y acaba de completarse con el empleo de formas propias del léxico dialectal de Nápoles y Salerno. Nuestro autor amplía y desarrolla dos temas gratos a la narrativa del s. XIV: la sátira contra las mujeres y la dirigida contra el clero.

G. Petrocchi