Riccardo Felici

Nació en Parma el 11 de junio de 1819 y murió en Pisa el 20 de julio de 1902. Fue un valioso continuador de la obra de sus maestros Mossotti y Matteucci, y nunca abandonó el estudio de la Física. A los veintiocho años manifestó ya una sutil intuición al corregir la explicación errónea entonces corriente de la capilaridad.

Sucedió a Matteucci en la cátedra de Pisa, y entre 1850 y 1851 publicó, entre otros textos, uno sobre las propiedades del gal­vanismo y la influencia del calor en la pro­pagación de la corriente eléctrica en los líquidos. De 1851 a 1859 estudió la teoría de la inducción a través de investigaciones que permitieron a H. L. F. Helmholtz la enunciación de una ley general única sobre todos los fenómenos de la inducción elec­tromagnética. En dos ocasiones fue rector de la Universidad de Pisa.

A. Fadini