Rafael María Merchán

Escritor y poe­ta cubano, nació en Manzanillo el 2 de no­viembre de 1844, murió el 19 de marzo de 1905 en Bogotá. En su juventud fue aprendiz de tipógrafo, ocupación que dejó para estu­diaren el Seminario de Santiago; más tarde abandonó sus estudios y se dedicó a la en­señanza privada y al periodismo. Su ardien­te defensa de la independencia de Cuba le valió el destierro, pero siguió sirviendo a sus ideales a través de artículos periodís­ticos, y desde la dirección de Diario Cu­bano y La Revolución.

El 15 de noviembre de 1868 apareció en El País de La Habana su famoso artículo Laboremus, que, inter­pretado como secesionista, dio motivo a que, desde entonces, se denominasen «laboran­tes» a los cubanos partidarios de la revo­lución y la independencia. Colaboró tam­bién en periódicos extranjeros, tales como La Liberté de París, y se calcula que el número de sus artículos periodísticos no baja de los ocho mil. Tras la independencia cubana representó a su país ante los gobier­nos de Francia y España, y en Colombia, donde había de desempeñar una meritoria labor cultural, fue académico de su corres­pondiente de la Lengua y secretario del presidente Núñez.

La característica de sus escritos, copiosísimos, fue el frío enjuicia­miento de los problemas que se proponía, expuestos con rigor e imparcialidad crítica, como lo prueban sus trabajos La honra de España en Cuba y La autonomía cubana, así como la serenidad de su Carta al señor Juan Valera sobre asuntos americanos. De entre sus poesías deben destacarse Emocio­nes (Bogotá, 1899), y de sus ensayos, los ponderados Estudios críticos (v.).