Pietro Giannone

Nació el 7 de mayo de 1676 en Ischitella, murió el 17 de marzo de 1748 en Turín. Se licenció en derecho civil y canónico en Nápoles (1698), ejerciendo a continuación la abogacía. Pero intere­sado vivamente por la cultura europea, introdujo en el ámbito de la floreciente tra­dición jurídica meridional ideas totalmente nuevas.

Convirtió en un gran problema histórico la polémica jurídica contra las in­jerencias políticas y económicas de la Iglesia, muy onerosas en el reino de Nápoles, problema que consistió en mostrar el modo como había nacido y se había desarrollado el poder eclesiástico, remontándose hasta sus orígenes, y en reconstruir la lenta formación de las modernas fuerzas capaces de oponerse a él. Así se unían idealmente los episodios del virreinato de Nápoles con los de Europa. A esta obra grandiosa se consagró durante veinte años (1702-22): de ello nació la Historia civil del reino de Nápoles (V.). Pero surgieron inmediatamente las pri­meras desilusiones: atacado por los elemen­tos eclesiásticos, excomulgado, puesta su vida en peligro por el populacho atizado contra él, mal protegido por la autoridad civil y por sus mismos amigos, hubo de huir precipitadamente y refugiarse en la corte de Viena.

Allí compuso su otra gran obra, Los tres reinos (v.). En 1734 la conquista hispano-borbónica del virreinato le hizo perder el subsidio; abandonó Viena; perse­guido por la Curia, se refugió en Ginebra, A pesar de que siempre sostuvo la posibili­dad de conciliación de sus tesis con el cato­licismo, la persecución continuó. Habiéndose trasladado a la católica Saboya para cumplir el precepto pascual, cayó en una emboscada y fue encarcelado. En la cárcel de Miolans compuso su Autobiografía; sometido a pre­siones de todo género, suscribió la abjura­ción de sus tesis (1738). Reanudó entonces sus estudios; redactó nuevas obras, que quedaron en gran parte inéditas. Trasladado de nuevo a Turín, murió en la cárcel de la ciudadela de esta ciudad en 1748.

B. Vigezzi