Papías de Hierápolis

Poco o nada se sabe en concreto sobre la vida de este obis­po de Hierápolis, que es uno de los pri­meros escritores cristianos. Vivió entre los años 70-80 y 140-150 aproximadamente, y an­duvo recogiendo con celo testimonios en torno a Jesús y a los Apóstoles y discípu­los. Ireneo lo estimó mucho, como discí­pulo del apóstol Juan (v.); pero Eusebio de Cesarea, que juzga a Papías «corto de men­te» probablemente por su ingenuo milenarismo, cita el prólogo de su Explicación de las sentencias del Señor (v.) para demostrar que distingue al apóstol del sacerdote homónimo. Graves y largas discusiones han provenido de ello, en relación con la atri­bución del IV Evangelio y del Apocalipsis, y de los fragmentos relativos a los Evan­gelios de Marcos y de Mateo (también con­servados, con algunas otras anécdotas, por Eusebio).