Nicholas Rowe

Nació en Bedfordshire en junio de 1674 y murió el 6 de diciembre de 1718. Señala el tránsito de la comedia licen­ciosa al drama de fondo moral, que triunfó en la época de la Restauración. Realizados los estudios de leyes en la Westminster School londinense, pasó con éxito el examen de abogado en el Middle Temple; sin em­bargo, pronto abandonó la práctica del Derecho en favor de la actividad teatral. Amigo de Addison y Pope, comenzó a representar en el teatro de Lincoln’s Inns Fields las tragedias The Ambitious Stepmother (1700), Tamerlane (1702), refundi­ción del texto de Marlcíwe, y La bella peni­tente (1703, v.), adaptación de La dote fatal (v.) de Massinger. En The Fair Penitent aparecen personajes (el «gay Lothario», la «fair Calista») prototipos de otros llevados a la fama por Richardson (Lovelace y Clarissa).

De esta suerte Rowe inició el género de la tragedia doméstica, continuado luego, y cada vez con mayor popularidad, con Ulysses (1705), Jane Shore (1714) y Lady Jane Grey (1715). Este último año el autor reci­bió los laureles de poeta, y fue retratado por Kneller en dos ocasiones. Su celo en favor del partido whig le valió también otras pequeñas recompensas. Además de los dra­mas compuso importantes obras literarias, entre ellas una bella traducción de las poesías de Lucano y una edición crítica (la primera) de los textos dramáticos de Shakespeare. En el curso de esta última labor, aparecida en seis volúmenes en 1709, envió expresamente a Thomas Vetterton a Stratford en busca de material sobre la vida del gran dramaturgo, que le sirvió para su ensayo de introducción. Contribuyó notablemente al estudio de Shakespeare, dividió sus comedias en actos y escenas, introdujo en ellas aclaraciones, y mejoró, mediante el cotejo de los infolio, la lectura del texto.

F. Mei