Mme. de Lambert

(Anne-Thérèse de Marguenat de Courcelles). Nació en torno a 1647 en París, donde murió el 12 de ju­lio de 1733. A los tres años perdió a su padre; la madre contrajo un nuevo matri­monio con François de Bachaumont, quien cultivó con sincero afecto las buenas facul­tades naturales de la hijastra. En 1666 ésta se casó con el marqués Henri Lambert de Saint-Bris, al que siguió al Luxemburgo cuando fue nombrado gobernador de tal territorio. Viuda a los veinte años de ma­trimonio y con un hijo y una hija todavía muy jóvenes, hubo de afrontar largos y complicados pleitos para mantener a salvo el patrimonio familiar. De 1710 a 1733 su tertulia, en París, fue punto de reunión de todos los intelectuales; la admisión a ella resultaba un verdadero honor. Entre otros la frecuentaron Fontenelle, Marivaux y La Motte. Mientras toda la ciudad se hallaba invadida por el demonio del juego, su casa era, posiblemente, la única donde tal pasatiempo estaba proscrito.

Mujer de gran sensibilidad y delicadeza tanto en los juicios como en las conversaciones, lamentó  mucho la publicación, sin su con­sentimiento, de una obrita que escribiera para los hijos en una forma confidencial: Consejos de una madre a su hijo y a su hija [1728, v.). La aprobación del público y las numerosas ediciones no lograron tran­quilizarla; y así, retiró de manos de un librero, al precio que éste quiso pedirle, toda la edición de otro texto que le había sido sustraído (Réflexions sus les femmes). A pesar de ello, el nombre de la autora se difundió, y sus escritos merecieron un con­siderable aprecio: Fénelon, en algunas car­tas, habla de ella y de sus obras con gran respeto. Otras producciones suyas son Traité de l’amitié, Réflexions sur l’amour, Réfle­xions sur la vieillesse, Discours y Portraits.

P. Raimondi