Marsillo de Padua

Nació en Padua du­rante la segunda mitad del s. XIII (entre 1275 y 1280), y murió en Munich hacia los años 1342-1343. Obtuvo el doctorado en Me­dicina, y fue maestro en Teología en la Universidad parisiense y en Orléans y Aviñón. Vuelto a la patria en 1316, recibió del papa Juan XII algunos beneficios; luego, empero, fracasada la lucha antipapal diri­gida por los Visconti, a quienes Marsillo apoyó, regresó a París.

Sus experiencias políticas, la corriente aristotélica-averroísta de la ca­pital francesa y las divergencias de Felipe el Hermoso y Luis el Bávaro con el ponti­ficado hicieron madurar en su mente el proyecto de un tratado científico sobre el Estado (El defensor de la paz, París, 1324, v.) ya no vinculado al concepto medieval del Imperio, entidad que nuestro autor con­sidera institución política autónoma, forma­ción exclusivamente humana y soberanía ejercida por igual sobre todos los súbditos. Condenada la obra por la autoridad eclesiás­tica, Marsillo refugióse en la corte de Luis el Bávaro, en Nuremberg. Vicario de la ciudad de Roma en ocasión de la campaña de Italia llevada a cabo por este emperador, vio entonces aplicados los principios expuestos en su texto. Pasó los últimos años de su vida en Munich, donde compuso Defensor minor.

G. Vecchi