Manuel Márquez Sterling

Escritor y diplomático cubano; nació en Lima (Perú) en 1872 y murió en La Habana en 1934. Cultivó el periodismo desde su juventud, militó en el partido revolucionario cubano, representó a su país en México y en los Estados Unidos, fue secretario de Estado con motivo del movimiento revolucionario de 1933 y desempeñó la presidencia de la República durante unas cuantas horas del día 28 de enero de 1934, antes de hacerse cargo pro­visionalmente del puesto Carlos Mendieta. Redactor de El Mundo, fundó después He­raldo de Cuba (1913) y La Nación (1916); una selección de sus editoriales y artículos periodísticos fue publicada en 1937 con el título Doctrinas de la República. La colec­ción de las crónicas recogidas por él com­prende seis volúmenes: Esbozos (1900), Tris­tes y alegres (1901), Hombres de pro (1902), Psicología profana (1905), Alrededor de nuestra psicología (1906) y Burla burlado (1907).

Por su estilo y por su galanura es un periodista de primer orden y Juan J. Remos afirmaba en 1945 que «constituyó una jerarquía especial en el periodismo que aún no ha tenido sucesión». Sin embargo, no se distinguió solamente como periodista; más que un historiador, es un ensayista de gran interés histórico por sus calidades y temas. Su obra más conocida y estimada es La diplomacia en nuestra Historia (v.), publicada en 1909; pero la gran calidad de este trabajo no obscurece el mérito de otros, como Los últimos días del presidente Ma­dero (1917), En torno a la Heurística (1929), discurso de ingreso en la Academia de la Historia, y Proceso histórico de la Enmien­da Platt, publicado después de su muerte (1937 y 1941), aunque incompleto.

J. Sapiña