Eduardo Marquina

Poeta y drama­turgo español. Nació en Barcelona en 1879, murió en Nueva York en 1946. De familia aragonesa, estudió en su ciudad natal. Aun cuan­do en su juventud escribió un drama lírico en catalán (Emporium, 1906), no se sumó al poderoso movimiento modernista de Ca­taluña, presidido por la alta figura de Maragall; compuso su obra en castellano y sobre todo en su teatro histórico en verso fue el cantor del Cid y de la España mís­tica e imperialista. Su obra lírica (v. Poe­sías) es sobria y de tonos grises, pero no carece de fuerza y originalidad en Odas (1900), Elegías (1905) y Vendimión (1909). Su teatro, en su parte más importante por su volumen y su éxito, está formado por una serie de estampas históricas de gusto modernista en las que lo lírico predomina sobre lo dramático.

También cultivó temas orientales de un decorativismo superficial. De su producción dramática citemos: En Flandes se ha puesto el sol (1910, v.) Las hijas del Cid (1908), Doña María la Brava (v.), El monje blanco (1930, v.). Pasos y trabajos de Santa Teresa de Jesús (1943), La Santa Hermandad (1939, v.), etc. En ju­nio de 1946 fue nombrado embajador extra­ordinario para asistir a la toma de posesión del nuevo presidente de Colombia; visitó otras repúblicas hispanoamericanas, donde dio conferencias, y murió repentinamente en Nueva York cuando se disponía a re­gresar a España.