Kung Shang-Yen

(Apelativos honorí­ficos, P’ing Chih y Chi Chung; sobrenom­bres, Tung T’ang, An T’ang y Yun Ting Shan Jên). Nació el 1.° de noviembre de 1648 en Ch’ü-fu (Shantung) y murió el 14 de febre­ro de 1718. Sexagésimo cuarto descendien­te de Confucio, dedicóse a estudios erudi­tos sobre el confucianismo, investigaciones genealógicas y temas culturales diversos. Instruyó a unos setecientos descendientes del Sabio en los ritos y en la música. En 1864, cuando el emperador Shêng Tsu detúvose en Ch’ü-fu a su regreso del Sur, Kung se vio solicitado para hablar al sobera­no acerca de los clásicos.

En reconocimien­to de sus servicios, fue nombrado aquel mismo año doctor de la Academia Impe­rial. Desempeñó diversos cargos administra­tivos, y en 1699 completó su obra maestra T’ao Hua Shan (v.), considerada uno de los más bellos dramas de la literatura china. El catálogo Ssû-Ku menciona otros cuatro textos de nuestro autor: una colección lite­raria denominada Hu Hai Chî, integrada por trece capítulos, una autobiografía par­cial titulada Ch’u Shan I Shu Chî, una relación estadística de las personas de dieci­séis provincias que en 1688 contaban se­tenta años, y un catálogo de su colecc’ón artística referente a la caligrafía, la pin­tura, la epigrafía y los bronces, impreso por vez primera en 1911. Todo ello permite deducir la amplitud de su cultura.

G. Bertuccioli