Panteleimon Kulish

Nació el 8 de agosto de 1819 en Voronij (provincia de Kerson) y murió el 2 de noviembre de 1897 en su finca de Motronivka. Hijo de una antigua familia cosaca, desde su primera infancia conoció la poesía épica popular de Ucrania. Ter­minados los estudios secundarios en Novgorod-Siversk, se graduó en la Universi­dad de Kiev; ejerció la profesión docente en varias ciudades ucranianas y rusas, y luego dedicóse a la literatura y al perio­dismo. Pasó largas temporadas en el extran­jero, en Italia singularmente. Fue el alma del periódico Osnova, impreso en San Petersburgo en ucraniano (1861-62).

Perse­guido por el gobierno zarista a causa de sus ideas, viose detenido en el curso del viaje de boda (se había casado con la escritora Hanna Barvinok), encarcelado por espacio de dos meses en una fortaleza y luego con­finado en Tula, con la prohibición de escri­bir. Indultado, reanudó su labor literaria, que desarrolló hasta el final de su vida. Hombre de una vasta cultura, particular­mente dotado (era también buen pintor) y gran realizador (ideó, entre otras cosas, una ortografía fonética), dejó una amplia he­rencia en el campo de las letras y las cien­cias. Mencionemos el poema Marusia Bohuslavka, la novela Asamblea general del pueblo (v.) y el drama Baida, príncipe Vyshneveckyj [Baida, knjaz’ V.].

Numero­sos fueron sus textos de etnografía, filolo­gía e historia, sus traducciones (conocía seis lenguas) y los ensayos críticos, cuya objetividad viose a menudo menguada por el carácter apasionado de su temperamen­to; su producción mantúvose, no obstante, a un alto nivel. Amigo personal de Shev- chenko (v.), tras la muerte del gran maes­tro Kulish fue considerado, junto con Franco, principal representante del movimiento lite­rario ucraniano.

M. Lipovetzka