Julius Mosen

Nació en Marieney (Vogtland) el 8 de julio de 1803, murió en Oldenburgo el 10 de octubre de 1867. Estudió Jurisprudencia en Jena y una vez obtenida la licenciatura hubo de enfrentarse con considerables dificultades económicas. Estu­vo empleado en la magistratura de Kohren y actuó después como profesional libre en Leipzig, donde su casa era frecuentada por intelectuales y artistas. En 1844 fue nom­brado dramaturgo del teatro de Corte de Oldenburgo; pero en 1848 una parálisis le apartó de sus funciones, quedando impe­dido hasta su muerte.

Abstracto y retórico en sus dramas (Heinrich der Finkler, 1835; Kaiser Otto III, 1842, etc.), en los que pre­tendía presentar «los grandes movimientos históricos en los que el eterno pensamiento de la humanidad se traduce en acción», Mosen se mostró más espontáneo y vigoroso en sus cuentos (Bilder im Moose, 1846), en las poesías (Gedichte, 1836) y en las baladas, algunas de las cuales (Andreas Hofer; Der Trompeter an der Katzbach) alcanzaron rá­pidamente una popularidad que todavía perdura. Llenos de confusas reflexiones filo­sóficas, aunque meritorios en no pocos pa­sajes, son los dos poemas La canción del caballero Wahn (1831, v.) — inspirado en la leyenda italiana del caballero Senso que Mosen conoció durante su estancia en Toscana— y Ashaver (1838).