Joseph Turmel

Nació el 13 de diciembre de 1859 en Rennes, donde murió el 5 de fe­brero de 1943. Ordenado sacerdote en 1882, en 1883 empezó a enseñar Teología dogmá­tica en su ciudad natal; separado de la función docente en 1892 por sus inquietan­tes interpretaciones racionalistas de la his­toria sagrada, fue nombrado capellán de las «Petites Sœurs des Pauvres» de Rennes, y pudo preparar el material de sus numerosas obras de historia crítica del dogma. Trans­currían entonces en el ámbito de la cultura católica los años caóticos caracterizados por el modernismo. Turmel no participó en el movimiento en calidad de militante; sin embargo, su producción se inserta natural­mente junto a los frutos más notables de la especulación de tendencia modernista, y, así, viose envuelta en la misma condena del índice.

En 1901 empezaron las reaccio­nes y los ataques. De 1904-06 es la Histoire de la théologie positive. Para poder conti­nuar sin estorbos su actividad Turmel adoptó la costumbre, muy corriente entonces entre los modernistas, del empleo del seudónimo. Utilizó el de A. Dupin en 1907, al publicar Le dogme de la Trinité, y fue poniendo firmas siempre distintas a sus obras suce­sivas. A 1908 pertenece la Histoire de la Papauté des origines jusqu’à la fin du IVe siècle. El mismo año empleó el seudónimo de G. Herzog en La Sainte Vierge dans l’histoire, en 1925-27 el de H. Delafosse (Les écrits de Saint-Paul), y en 1929-30 el de L. Coulange (Cathéchisme pour adultes).

Las polémicas suscitadas por el problema de la atribución de sus textos, figuraron entre las más ruidosas del campo católico en el curso de la primera mitad del siglo. Finalmente, el 6 de noviembre de 1930 la Santa Sede le hizo objeto de la censura máxima: la excomunión «vitando» y la reducción al estado laico. El último de sus textos es Historia, de los dogmas (1931-36, v.). El primero de ellos fue puesto en el índice en 1909.

C. Falconi