Ivan Tavchar

Nació el 28 de agosto de 1851 en Poljane y murió en Liubliana el 19 de febrero de 1923. Fue uno de los representantes más vigorosos de la narrativa es­lovaca moderna, y, como político, se reveló esforzado defensor de la personalidad espi­ritual y cultural de su nación. Cursó la segunda enseñanza en Liubliana, luego en Novo Mesto, y finalmente de nuevo en aquella ciudad. Durante estos estudios se dio a conocer como autor literario con una narración, La señora Amalija (1867), que reveló su talento. Entre 1871 y 1875 estudió Leyes en la Universidad de Viena, y publicó al mismo tiempo varias composiciones na­rrativas que le valieron reconocimientos y notoriedad (Antonio Gledjevic, Boina Liubezen).

Tras un período de ejercicio de la abogacía y de una intensa actividad como literato y publicista, que culminó en la publicación de Corazones muertos [Mrtva srca], estableció en 1884 un despacho de abogado en Liubliana. Se dedicó también a la vida política, y en 1899 viose elegido miembro de la asamblea regional de Car- niola. Durante algún tiempo fue diputado del Parlamento austríaco. En el curso de los veinte primeros años del siglo actual, al final de los cuales tuvo lugar la procla­mación de la libertad eslovaca en el ámbito de Yugoslavia, Tavchar publicó una crónica nove­lada, El congreso por dentro (v.), la no­vela histórica Crónica de Visoko (v.) y va­rios textos educativos y de divulgación. En los últimos años de su vida fue secretario municipal de Liubliana y presidente de la «Slovenska Matica».

R. Picchio