Horace – Bénédict de Saussure

Nació en Conches, cerca de Ginebra, el 17 de febrero de 1740, y murió en esta ciudad el 22 de ene­ro de 1799. Hijo de Nicolás de Saussure, autor de numerosos tratados de astronomía, estudió en Ginebra, y a los veintidós años de edad obtuvo la cátedra de Filosofía experimen­tal en la Academia de esta población. Un año después publicó su primer ensayo cien­tífico, Observations sur l’écorce des feuilles et des pétales, al que siguieron De electricitate (1766), Exposition abrégée de l’utilité des conducteurs électriques (1771) y De ‘aqua (1771). Realizó frecuentes viajes a tra­vés de Francia, Bélgica, Holanda, Ingla­terra e Italia, donde en 1772 ascendió a la cumbre del Etna. En 1783 apareció su Essai sur l’hygrométrie.

En 1786, abandonada la cátedra de Ginebra, amplió las exploracio­nes alpinas, logró determinar con precisión la disminución progresiva de la presión res­pecto de la altura, y estudió sus efectos sobre los hombres y los animales. En 1787 figuró entre los primeros que ascendieron al Mont Blanc, cuya altitud calculó exac­tamente. En 1788 subió a varios picos dei grupo del Monte Rosa y en 1792 a la cima del Pequeño Cervino. Sus minuciosas expe­riencias hicieron progresar notablemente los estudios geológicos, y le indujeron a in­ventar o perfeccionar los instrumentos ne­cesarios para sus investigaciones (entre ellos el anemómetro, el electrómetro y, singu­larmente, el higrómetro de su nombre); puede afirmarse, además, que a él se deben los principios de la ciencia meteorológica racional. En 1794 la parálisis interrumpió la serie de sus expediciones.

De sus numero­sos textos, el titulado Viajes por los Alpes (v.), publicado en cuatro tomos entre 1780 y 1796, une a sus importantes observacio­nes la abundancia de datos y un estilo vivo. Saussure escribió diversos artículos en Journal de physique y Journal des mines. En Chamonix, base de sus exploraciones alpinas, se erigió un monumento en su honor en 1887.