Hermas

Escritor cristiano, uno de los «padres apostólicos», que vivió durante la primera mitad del siglo II. Infundada re­sulta su identificación con el Hermas citado por San Pablo (Romanos, 16, 14) debida a Orígenes. El Canon muratoriano le hace her­mano del papa Pío I, en el curso de cuyo pontificado (140-45) habría compuesto su obra apocalíptica El pastor (v.). Sin embar­go, H. no dice nada respecto de tal parentesco en el libro, en el que, en cambio, se atribuye una vida tan aventurera que ha hecho pensar a varios críticos en la posi­bilidad de una fábula alegórica, siquiera algunas páginas parezcan inspiradas precisamente en recuerdos, así como en una experiencia mística personal directa y pro­funda.

Nacido esclavo (según la opinión de varios críticos en Arcadia), debió de ser vendido jovencito en Roma a la matrona Rodé, que le apreció mucho y acabó por emanciparle. Dedicado al comercio, tras un largo período de viajes quiso volver junte a aquélla, a la cual amaba como a una her­mana; sin embargo, cierto día su afecto viose enturbiado inesperadamente por bajos deseos, y Rodé, luego de una muerte pre­coz, se le apareció mientras iba hacia Cu­mas y le reprendió por ello. El matrimonio que contrajo algún tiempo después con una mujer vulgar no le hizo feliz; menos aún la paternidad: imagen de su pecado, los hijos, disolutos y libertinos, llegaron inclu­so a denunciarle por su fe.

Perdidas pronto las riquezas, conservó solamente un peque­ño campo junto al camino de Campania, cerca de la Vía Apia. Allí, posiblemente bajo el pontificado de Clemente I (supo­niendo que la mención de éste no resulte asimismo una alegoría), cabe situar las vi­siones relatadas luego en El pastor. Cuando redactó el libro no solamente su alma es­taba ya llena de alegría, sino que aun sus mismos familiares, arrepentidos, servían junto con él a Dios.

C. Falconi