Godofredo de Viterbo

Nació quizá en Viterbo (pero probablemente de origen sa­jón) hacia 1120, murió en la misma ciu­dad en 1191. Tenía apenas trece años cuan­do Lotario le llevó consigo a Alemania, donde lo confió a la escuela de Bamberg. En la corte de Conrado III desempeñó los cargos de capellán y notario, que conservó bajo sus sucesores Federico I y Enrique VI, al que debió ser muy leal, por cuanto ade­más de recibir de él variadas misiones di­plomáticas le siguió en casi todas sus expe­diciones.

Estuvo dos veces en Sicilia, tres en Provenza, una en España, a menudo en Francia y realizó cuarenta veces el viaje Alemania-Roma. En 1184 fue elevado a la sede episcopal de Viterbo. A pesar de su agitada vida, escribió mucho: el Speculum Regum, una árida historia en verso, espe­cie de catálogo, desde el diluvio hasta Pi- pino; la Gesta Friderici (las hazañas de Federico desde 1162 a 1181), también en verso, y La memoria de los siglos (v.), ri­mada en parte, que va desde la Creación hasta 1186. Su obra más importante es el Panteón (v.), crónica compuesta sobre el modelo de la de Otón de Frisingen.