Giulio Salvadori

Nació en Monte S. Savino (Toscana) el 14 de septiembre de 1862 y murió en Roma el 7 de octubre de 1928. Es­tudió en esta última ciudad, y todavía muy joven empezó a dedicarse ‘al periodismo literario. Por aquel entonces experimentó las influencias de Carducci y D’Annunzio. Desarrolló también una actividad docente en varias poblaciones de su país, y fue profe­sor de estilística en la Universidad de Roma y de literatura italiana en la Universidad Católica del Sagrado Corazón, de Milán.

Es uno de los escritores más interesantes del catolicismo italiano. Poeta de viva sensibi­lidad, adolece, empero, de cierta afectación de sencillez; gran parte de su producción lírica se halla reunida en el Cancionero civil (1889, v.), colección parcialmente re­fundida y ampliada en una recopilación posterior, Recuerdos de la humilde Italia ‘1917, v.). Interesantes son sus ensayos crí­ticos, entre los cuales cabe mencionar F. Amiel e gli effetti della critica negativa (1906), La giovinezza di A. F. Ozanam (1907) y Ricordi di S. Francesco (1925).

V. Roveda