Giovan Battista Morgagni

Nació en Forli el 25 de febrero de 1682, murió en Padua el 5      de diciembre de 1771. Entregado al estu­dio desde los primeros años de su adoles­cencia (a los diecisiete años formaba parte de la Academia de los Inquietos), en 1698 estaba matriculado en los estudios médicos de la Universidad boloñesa, donde tuvo como maestros a alumnos directos de M. Malpighi, entre otros a A. M. Valsalva, al que estimó de modo extraordinario. Licen­ciado en 1701, se dedicó especialmente al estudio de la anatomía, como ayudante de Valsalva, a quien sustituyó en 1706, y bien pronto, a la edad de veinticuatro años, pu­blicó su primer libro de investigación ana­tómica Adversaria anatómica (v.). Abandonando Bolonia en 1707, pasó un período de tiempo ejerciendo la Medicina en su tierra, en Padua y en Venecia, donde tuvo gran favor y contrajo nobles amistades, tan­to que en 1711 consiguió el nombramiento de lector en la segunda cátedra de Medi­cina en Padua, cátedra ya desempeñada por Vallisnieri y a la que él ascendió el 17 de marzo de 1712.

Allí permaneció hasta 1715, año en que, muerto Molinetti, profesor de Anatomía en la misma Universidad, fue llamado para sustituirlo (5 de octubre). Continuó desde entonces dicha enseñanza durante cerca de sesenta años, quedando, a partir de 1726, como único profesor en la materia, por haberse suprimido la se­gunda cátedra. Durante este largo período de tiempo, todo él dedicado a la investi­gación anatómica y anatomopatológica, así como a la enseñanza, por la que sentía auténtica pasión, publicó sus obras Adver­saria anatómica (1717-19, v.) y Epistole anatomiche (1740), y ya viejo, en 1761, se decidió a publicar su obra máxima, La localización y la causa de las enfermedades (v.), que es la base fundamental de toda la anatomía patológica moderna. Su fama se extendió por todo el mundo hasta el punto de dársele el título de «su majestad anatómica», y las academias más importan­tes le llamaron a su seno. Príncipes y go­bernantes le dispensaron particulares aten­ciones: José II y Carlos Manuel III, de paso por Italia, se dirigieron a su casa para visitarle. En el año en que fue llamado a la cátedra paduana, casó (22 de septiembre de 1712) con su noble conciudadana Paola Vergheri, obteniendo la ciudadanía y el título de nobleza romanos. En 1719 se le con­cedió título de nobleza en Forli. Del matri­monio nacieron quince hijos, que, en su mayor parte, fueron religiosos. Murió de una apoplejía y fue sepultado en su parro­quia de San Máximo de Padua.

A. Pazzini