Giambattista Piranesi

Nació en Mogliano el 4 de octubre de 1720 y murió en Roma el 9 de noviembre de 1778. Hijo de un cantero, estudió arquitectura en Venecia con Matteo Lucchesi y Cario Zucchi; en 1740 marchó por primera vez a Roma, en el séquito del embajador veneciano, y allí le iniciaron Giuseppe Vasi y Felice Polanzani en el arte del grabado, y allí publicó, en 1743, su pri­mera obra, Prima parte d’Architetture e Prospettive. Una estancia, probablemente breve, en Venecia y sucesivamente en Nápoles y en Herculano, entre 1743 y 1744, precede a su definitiva fijación en Roma, donde abre Piranesi una escuela, frente a la Aca­demia de Francia, en el Corso; allí con la reanudación de los estudios arqueológicos y en compañía de los eruditos de su tiempo, inicia Piranesi los años más fecundos de su triple actividad: de estudioso, de grabador y de arquitecto.

De 1740 son las Invenzioni capricciose di Carceri (reeditada en 1760 con el título de Carceri d’invenzione), de 1748, Antichità romane de Tempi della Repubbli­ca e de primi Imperatori; de 1753, Trofei di Ottaviano Augusto; de 1756, los cuatro volúmenes de Antigüedades romanas (v.); de 1761-62, Campo Marzio dell’antica Roma; de 1762, Lapides Capitolini y Descrizione e disegno dell’Emissario del Lago Albano. Junto a estas obras fundamentales, aparecén a partir de 1746 las grandes Vedute di Rima: 137 folios más una portada grabada, que ilustran los más importantes vestigios de la Antigüedad y los más bellos monu­mentos de la Roma papal. Pero la obra de Piranesi no se agota con la fantasía de las Carceri ni con su poder de representación de la Roma monumental ni con la evocación de la arquitectura clásica. Piranesi continúa siendo arquitecto original por los trabajos reali­zados en el Priorato de Malta, en el Aventino, y como creador de un auténtico estilo propio, el «estilo Piranesi», que ilustra con ejemplos especialmente en Diversi manieri di adomari i camini (1769).

La obra de Piranesi, que incluye también Trofeo o sia magnifica colonna coclide (hacia 1770), Magnificenza e Architettura dei Romani (1771), Vasi, Candelabri, Cippi, Sarcophagi (1768-78), así como varios volúmenes publicados póstumamente, fue continuada por sus hijos: Fran­cesco (murió en 1810) cuidó la publicación de las obras inéditas y con su hermano Angelo se trasladó después a París, donde abrió una calcografía. Las planchas piranesianas, des­pués de haber sido propiedad del parisiense Firmin-.Didot, fueron adquiridas en 1839 por la Calcografía Cameral de Roma, y se guardan hoy en la Calcografía Nacional.

L. Vincenti