Gherardo da Cremona

Nació en Cremo­na hacia 1114, murió en la misma ciudad en 1187. Poco se sabe de la vida de este escritor, considerado por Rogerio Bacon, al hablar de los traductores del árabe y del griego al latín en su siglo (XIII) y en el anterior, como el más antiguo de todos.

De su ciudad natal marchó a España y perma­neció largo tiempo en Toledo, la espléndida ciudad que, reconquistada en 1085 por los cristianos, se había convertido no sólo en la sede primada de la Iglesia española, sino también en el centro intelectual y cultural de la península; y así continuará siéndolo hasta los tiempos de Alfonso X (murió en 1284). La obra fundamental de G. está constituida por sus Traducciones del árabe (v.), casi ochenta, de escritos de filosofía, lógica arit­mética, álgebra, geometría, óptica, astrono­mía, astrología y, sobre todo, de medicina; de modo que se puede aceptar la afirmación de su más reciente investigador, Haskins, cuando dice que «más ciencia árabe penetró, en general, en el occidente europeo por obra de él que de cualquier otro».

Y en realidad es la figura más conspicua, en el campo de las versiones del árabe al latín, del siglo XII. Entre los italianos que contribuyeron a aquella transmisión del pensamiento orien­tal (griego, bizantino y árabe) a la cultura latina, G. ocupa un puesto de primerísima importancia; no puede concebirse una his­toria de la ciencia en la baja Edad Media sin su obra.

E. Franceschini