Francis Parkman

Nació el 16 de septiem­bre de 1823 en Boston (Massachusetts), murió el 8 de noviembre de 1893 en Jamaica Plain. Perteneciente a familia rica y distinguida, de ilustre origen puritano (su padre fue pastor de la New North Church durante treinta y cinco años), pudo dedicarse a una vida estudiosa gracias al patrimonio de su abuelo. Asistió a escuelas privadas en Medford y en Boston, y en Harvard obtuvo los títulos de «bachelor of arts» (1844) y «bachelor of laws» (1846). Aprovechando los períodos de vacaciones, recorrió con fines de estudio gran parte de las zonas desier­tas de Nueva Inglaterra, viajó a Europa y visitó Italia e Inglaterra; en 1846 empren­dió su más importante viaje a lo largo de la Pista del Oregón, con objeto de estu­diar a los indios y de recuperar la salud maltrecha en Harvard. Vivió entre los sioux y los cazadores blancos; pero puso su resis­tencia a pruebas demasiado duras y re­gresó a Boston en lamentables condiciones.

Superada la crisis, cuando se encontraba en período de convalecencia en Brattleboro (Vermont), dictó a su primo el Camino de California y Oregón (1847-49, v.). En 1848 inició la Historia de la conspiración de Pontiac [History of the Conspiration of Pontiac], publicada en 1851, pese a las perturbacio­nes que sufrió en la vista y a una lesión de la rodilla. Casó en el año 1850, y mientras —una vez más — sufría de un trastorno nervioso, escribió una novela, Vasall Morton (1856) y se apasionó por la horticul­tura: fue elegido presidente de la Massachusetts Horticural Society y nombrado a continuación profesor de Horticultura en Harvard (1871). Después de la muerte de su mujer y de su hijo en 1851, marchó a Pa­rís a consultar con un especialista, regre­sando después por Niza y Génova. Pasaron cuatro años antes de que pudiera volver al trabajo; pero en 1856 iniciaba la publica­ción de Francia e Inglaterra en América del Norte (v.), que aseguró su fama de his­toriador.

Siguieron a ésta Los jesuitas en América del Norte [The Jesuits in North America, 1867], El descubrimiento del gran Oeste [The Discovery of the Great West, 1869], más tarde conocido con el título de La Salle y el descubrimiento del gran Oc­cidente (v.). Dio más tarde a la imprenta una serie de volúmenes sobre el régimen francés en el Canadá, completada en 1892 con Medio siglo de conflicto [A Half-Century of Conflict]. Publicó, además, nume­rosos artículos en revistas, y después de cuarenta años de trabajo llegó a ser cono­cido como el más importante historiador americano. Inspector en Harvard y socio de la Corporación, contribuyó a la fundación del Instituto Arqueológico Americano en 1879 y de la Escuela Americana de Estudios Clásicos en Athens.

Sus obras, redactadas a base de documentos originales conservados en archivos europeos y de un conocimiento de primera mano de los lugares donde se habían desarrollado los acontecimientos de la historia, aun cuando no presten la de­bida atención a los factores geográficos y económicos, no han sido todavía superadas como vividos informes sobre un gran pe­ríodo histórico.

L. R. Lind