Francesco, conde de Lemene

Nació el 19 de febrero de 1634 en Lodi, donde murió el 24 de julio de 1704. Graduóse en Leyes en Pavía, y, luego de unos años de viajes, sirvió en la administración de su ciudad natal y de Milán. Fue embajador en la corte de Viena, y a la muerte de Felipe IV de España pronunció en latín la oración fúne­bre del monarca. Su obra literaria parte de la imitación de Marino y, a través de Chiabrera y de la tradición anacreóntica, llega a una lírica más elegantemente musical y moderada que le vincula a la Arcadia, de 25 la que formó parte.

Su producción, reunida en gran parte en la edición de las Poesie diverse (1699), comprende, además de so­netos, madrigales, canciones, etc. (v. Cancioncillas y madrigales), el tratado religioso en verso Dios (1664, v.), dedicado a Ino­cencio XI, algunos libretos para oratorios y melodramas bucólicos, y una serie de «meditaciones poéticas» titulada Rosario di María Vergine (1691). Notable resulta su obra dialectal, en la que figura una come­dia no exenta de gracia, La esposa Fran­cesco (v.).

D. Mattalia