Estesícoro

Vivió durante la segunda mitad del siglo VII y la primera del VI a. de Cristo. La única fecha casi segura de su bio­grafía se deduce de la mención de un eclipse de sol en sus versos: probablemente el ocu­rrido el 28 de mayo de 585 a. de C.

El ver­dadero nombre de nuestro autor era Tisias; la denominación de Estesícoro fue un sobrenombre que significa «ordenador de coros». Su pa­dre, Euclides, había sido uno de los funda­dores de la colonia de Himera. La tradición considera al poeta nacido en esta ciudad, quizá porque vivió en ella casi toda su vida. Sin embargo, probablemente debió de ver la luz en Metauro, en la Lócrida (actual Cala­bria).

De acuerdo con una leyenda transmi­tida por Aristóteles, cierto día en que los moradores de Himera resolvieron confiar la defensa de su ciudad a Falarides, tirano de Agrigento, Estesícoro, para lograr que sus conciu­dadanos abandonaran el imprudente plan, les narró por vez primera la célebre fábula del caballo que, para acabar definitivamente con su gran enemigo el ciervo, pidió auxilio al hombre, quien, una vez sojuzgado al cier­vo, hizo lo mismo con el caballo.

Famoso poeta mítico, Estesícoro fue considerado por toda la Antigüedad como el Homero de la lírica coral. Otra leyenda, referida por Platón, dice que cantó en un poema las ilícitas bodas de Paris con Helena, quien vengóse del poeta privándole de la vista, que sólo habría de recuperar más tarde, cuando en la Palinodia desmintió la huida a Troya y el adulterio de la hermosa mujer (v. Odas).

Puesto que los habitantes de Catania solían indicar como lugar de la sepultura del poeta una construcción próxima a la «Puerta de Estesícoro», se ha creído que en la Antigüe­dad debió de existir una tradición por noso­tros desconocida que situaba la muerte de aquél, ya en edad muy avanzada, en la men­cionada población y a mediados del siglo VI.

G. Morelli