Enric Prat de la Riba

Político y escritor catalán. Nació en Castelltergol en 1870 y murió en la misma localidad en 1917. Perte­necía a una antigua familia de propietarios rurales del Vallés oriental. Cursó la carrera de abogado en la Universidad de Barcelona y, todavía estudiante, presidió el «Centre Escolar Catalanista» y compuso, en cola­boración con Pere Muntanyola, el folleto Doctrina catalanista. Publicó sus primeros artículos en La Reinaxenga: muy joven aún ingresó en la «Unió Catalanista», pero se separó de este partido para dirigir La Veu de Catalunya, al convertirse este semana­rio en diario (1899). Pronto conquistó un gran prestigio como periodista de criterio lúcido y juicioso. Expuso su doctrina polí­tica en La nacionalitat catalana y en un manifiesto, Per Catalunya i l’Espanya Gran, que firmaron los parlamentarios catalanes.

Procesado en 1897 por un artículo en La Renaixença y encarcelado en 1902 por otro en La Veu de Catalunya, del cual no era autor, su salud, ya precaria, se hizo más delicada y le privó de intervenir plena­mente en las luchas políticas. A partir de la Solidaridad Catalana (1906) Prat de la Riba. se convirtió en el verdadero director de la «Lliga Regionalista», partido que ocupaba el centro de la política catalana. Diputado provincial (1905), presidente de la Dipu­tación (1907), pasó a presidir la Manco­munidad de las cuatro, provincias catala­nas al crearse esta institución (1914). Con ambición plenamente nacional, consagróse a dar contenido a la vida catalana, crean­do e impulsando entidades de cultura como la Universidad Industrial, el Instituto de Estudios Catalanes, la Biblioteca de Cata­luña, el Consejo de Pedagogía, etc. Su autoridad era indiscutible, no sólo entre los par­lamentarios de su partido, sino entre los otros grupos políticos; todos veían en él al «seny ordenador» de un vasto y auténtico renacimiento cultural y político.

Mortal­mente enfermo, preparó la convocación de la Asamblea de Parlamentarios (1917) ante la negativa de Eduardo Dato, presidente del Gobierno español, a abrir el Parla­mento. Trasladado a su casa solariega de Castelltersol (Vallés oriental) allí murió serenamente el 1.° de agosto de 1917. Ade­más de las obras citadas se le deben La nació com a subjecte de Dret natural, Missatge en defensa deis drets de la llengua catalana, Historia de la nació catalana, Les Mancomunitats, Duran y Bas, estudio bio­gráfico en castellano; La actividad provin­cial, Los jurados mixtos para dirimir las diferencias entre patronos y obreros, etc.