Claude-Joseph Rouget de Lisle

Nació en Lons-le-Saunier (Jura) el 10 de mayo de 1760 y murió en Choisy-le-Roi el 20 de junio de 1836. Capitán al iniciarse la Revolución, se hallaba en Estrasburgo en el momento de la declaración de guerra a Austria (1792). Allí compuso la música y escribió los versos del himno que, denominado primeramente Chant de guerre pour l’armée du Rhin, fue adoptado por los voluntarios marselleses que se dirigían a París, recibió de ellos el título de La Marsellesa (v.), y se convirtió en el himno nacional de Francia; la última es­trofa del mismo, empero, no es de Rouget de Lisle, y fue compuesta por Joseph Chénier (v.).

Cuando la Revolución dio paso al Terror, nuestro autor, enemigo de los excesos, fue detenido, y no recobró la libertad hasta después de la muerte de Robespierre. Es­cribió entonces el Chant du 9 Thermidor (1794). En 1798 compuso la comedia L’école des mères, y en 1800 un Chant de combat para el ejército de Egipto; en 1825 compiló y puso música a una colección de cincuenta Chants français de autores diversos. Escri­tor abundante, cabe recordar de él, además, Essais en vers et prose (1796) y algunas traducciones del ruso (las Fábulas, v., de Krylov) y de Shakespeare (Macbeth, v.). Su vejez fue triste y mísera hasta 1830, año en que viose favorecido por el gobierno con una modesta pensión.

M. Pasquali