Bernardino Ramazzini

Nació en Capri el 3 de noviembre de 1633 y murió en Padua el 5 de noviembre de 1714. Terminada la prepa­ración en un colegio de jesuítas de su ciu­dad natal, marchó en 1652 a Parma para conseguir el doctorado en filosofía, después de lo cual se matriculó en la Facultad de Medicina en la que se licenció en 1659. Se trasladó después a Roma, donde practicó su profesión en varios hospitales de la ciu­dad. Finalmente, en 1671 se estableció en Módena, y allí ejerció la profesión médica. En 1682 le fue conferida la cátedra de Me­dicina teórica de la Universidad de Mó­dena; pero en 1700 aceptó el nombramiento para la misma cátedra de la Universidad de Padua.

Allí fue muy honrado y recibió abundantes muestras de estima: fue elegido rector del Colegio Médico y profesor de la primera cátedra de Medicina práctica. Su actividad científica fue muy vasta: se ocu­pó de clínica, meteorología, epidemiología e higiene. Sus obras reflejan esta vastedad de sus actividades: recordemos sus estudios so­bre el barómetro, relacionados con su in­vento del barómetro oblicuo a mercurio (Ephemerides barometricae, 1695), Dissertatio circa mercurii motiones in barometro, 1698); estudios epidemiológicos como De contagiosa epidemia quae in boves irrupsit (1712).

Pero ganó sobre todo grande y me­recida fama con la obra De las enferme­dades de los artesanos (v.) por la cual fue considerado fundador de la clínica de las enfermedades del trabajo. En este campo no se limitó al estudio sistemático, etiológico y clínico de tales enfermedades, sino que propugnó también una legislación social para la protección de los trabajadores de las enfermedades profesionales.

G. Preti