Arvid Jarnefelt

Nació en Pulkova, cer­ca de San Petersburgo, el 16 de noviembre de 1861 y murió en Helsinki el 27 de diciem­bre de 1932. Su padre fue general, gober­nador de provincia y senador; su madre era una baronesa báltica. Luego de haberse graduado en Leyes en Helsinki (1890), ad­hirióse por completo a las doctrinas de Tolstoi, a quien su progenitora admiraba ardientemente, y se retiró a una hacienda próxima a Lohia, donde se dedicó a la agricultura, cuidó de su familia y escribió.

En la novela La patria [Isänmaa, 1893], con­siderada su obra principal, describe la vida estudiantil del decenio 1880-1890, y en Mi despertar [Heräämiseni, 1894] las circuns­tancias de su crisis y de su conversión. En la primavera de 1899 fue por primera vez a Jasnaia Poliana para conocer personal­mente a Tolstoi, y el mismo año publicó una relación del viaje y de la visita. Ade­más de sus obras teóricas sobre el ateísmo, el ideal de una vida pura, su interpreta­ción del Evangelio, el fundamento del dere­cho de propiedad, etc., J. escribió muchos relatos, dramas y novelas, en los que, con frecuencia, el desarrollo de la tesis per­judica el arte. Entre sus novelas cabe re­cordar Hijos de la tierra (1905, v.) y Greta y su señor (1925, v.).

R. Wis