Antonio Pacinotti

Nació en Pisa el 17 de junio de 1841, murió en la misma ciudad el 25 de mayo de 1912. Estudió Matemáticas en la universidad pero aun antes de ter­minar los estudios se entregó a la inves­tigación científica en el campo de las má­quinas eléctricas, bajo la dirección de su padre, que enseñaba Física en el mismo centro. En 1859 interrumpió los estudios y tomó parte en la segunda guerra de inde­pendencia como sargento de ingenieros. Él mismo dice haber intuido en sus líneas esenciales la estructura de una máquina que transformaría el trabajo mecánico en electricidad, durante la campaña, una no­che en que reposaba tendido en un foso tras una fatigosa jornada de batalla. En 1860 volvía Pacinotti a Pisa, donde fue ayudante de su padre que enseñaba Física tecnoló­gica.

En este período construyó el primer modelo capaz de suministrar corriente con­tinua: Pacinotti cometió el error de no hacer in­mediatamente público su invento, que fue descrito más tarde en el Nuovo Cimento de mayo de 1865 (v. Descripción de una maquinita electromagnética). Habiéndose li­cenciado en Matemáticas en 1861, fue nom­brado Pacinotti ayudante del profesor Donati en Florencia, y en 1864 ocupaba una cátedra de Física en el Instituto técnico de Bolo­nia; observó, por primera vez en Europa, el cometa indicado con la sigla «1882 III» y en 1864 construyó un cronógrafo electro­magnético para fijar los tiempos de paso de los astros. En 1865 visitó Bruselas, Lon­dres y París: en la capital francesa, un tal Dumoulin asociado a un mecánico bel­ga llamado Zenobio Gramme, logró sorprender su buena fe y sonsacarle el esquema de la nueva máquina eléctrica, con lo que se aseguraba las ventajas materiales y la gloria. del invento de la dínamo aplicada a la industria.

Pacinotti hubo de luchar después largamente para que se le reconociera, por lo menos, la prioridad del invento. En 1873 ocupó una cátedra en la Universi­dad de Cagliari, y ocho años más tarde suce­día a su padre en la cátedra de Física tec­nológica de la Universidad de Pisa. Fue también miembro de las más importantes instituciones científicas italianas y extran­jeras y en 1906 fue nombrado senador. Des­pués de su muerte, se formaron el Museo y el Archivo Pacinotianos en la Universidad de Pisa.

R. Fabietti