Antonio (llamado Pistoia) Cammelli

Nació en 1436 en Pistoia (de donde el sobre­nombre), murió en Ferrara el 29 de abril de 1502; su familia era oriunda de Vinci, de lo que le vino la costumbre de firmarse Vincio.

Sobre su vida sólo se tienen noticias generales y discontinuas: después de haber estado algún tiempo, alrededor de 1480, en la corte de Niccoló di Correggio, pasó al servicio de Hércules I de Este en Ferrara; de 1487 a 1498 ocupó la capitanía de la puer­ta de Santa Cruz en Reggio Emilia.

Arro­jado del cargo, no se sabe ciertamente si por fallos cometidos o por la hostilidad sus­citada por sus mordaces y a menudo dema­siado explícitos versos satíricos, lo volvió a alcanzar por breve tiempo, por media­ción de Isabel de Este, más tarde Gonzaga (a la que con tal motivo había dirigido una carta en forma de fábula), volviéndolo a perder definitivamente en 1500, año en que inicia su recorrido por cortes y ciudades diversas, como Correggio, Novellara, Man­tua, Ferrara, en un peregrinar que tiene su eco puntual en los temas de su poesía, mar­cada por una constante nota de desazón causada por la pobreza.

Juntamente con Burchiello, P. fue uno de los más intere­santes y felices poetas jocosos, con ribetes burlescos, del siglo XV y, en ciertos tonos y posturas, anuncia a Bemi. Su notoriedad es debida, más que a la tragedia Filostrato e Panfila, sacada de un cuento de Boccac­cio y enviada en 1499 a Isabel Gonzaga, a los numerosos Sonetos burlescos (v.), lle­nos de ingeniosas variaciones sobre temas y puntos autobiográficos (pobreza y miseria figuran entre los temas dominantes), entre­mezclados con notas polémicas y audaz­mente satíricas.

En efecto, P. fue severo censor de cortesanos y funcionarios desho­nestos, entre ellos Niccoló Ariosto. Se co­noce también el título de una comedia suya, De amicitia, de la que no ha que­dado huella.